banner bandera
  • BRUNO MARS
  • AEROSMITH
  • DAFT PUNK
  • LMFAO
  • ALEJANDRO SANZ
  • MAROON 5

HOMBRES Y SUS MIEDOS SEXUALES

En el hombre como así también en la mujer, se encuentran muchas dudas  respecto a cómo enfrentar la sexualidad. Este es un problema muy habitual entre los hombres, que comienza mucho antes de llegar al acto sexual, donde existe la incertidumbre por saber si es o no deseado por ella, y esto conforma una de las parte principales del contexto interpersonal preciso a los fundamentos de la propia identidad.

Causas de los miedos sexuales de los hombres

Al estar por primera vez con una mujer puede producir una fuerte inhibición cuya consecuencia puede llegar a ser la debilidad o la inexistencia de la erección.
La impotencia, es el temor que radica en la incapacidad de poner el miembro erecto, cuando este tipo de hombres llegan al acto sexual, no se encuentran relajados, sino que están demasiado preocupados por lo que acontecerá.
La impotencia presenta muchas variedades: pueden ser completas, parciales, situacionales, ocasionales, a causa de las preocupaciones, el cansancio o el estrés, y en algunos casos por el consumo excesivo de alcohol.
Los hombres de más de 45/ 50 años esperan contar con la misma calidad y en la rapidez de reacción que acontecía a los 20 o 25 años atrás.
Otro de los temores y uno de los más colosales, es sufrir de eyaculación precoz. La eyaculación precoz es otro de los problemas que afecta a los jóvenes como también a los adultos y radica en eyacular antes del tiempo deseado, en la cual se origina una frustración importante tanto en el hombre como en la mujer.
El compartir un acto mutuo debe ser entre dos personas, con idénticas responsabilidades, tratando de comprender y entender que un final feliz no es sólo de una persona, sino de dos, entonces las relaciones sexuales serán más equilibradas y plenas.

Consejos para ganar seguridad sexual

  • Darle a entender que a medida que avanzan nuestros conocimientos y nuestras experiencias, pisamos sobre terreno más firme y seguro.
  • Considerar que cuando pasa el tiempo, y la mujer o el acto sexual ya no constituye un amenazante examen a su hombría, la erección y la eyaculación recuperan la función de otorgar placer.
  • Explicar que a la cama no se va para asistir a un espectáculo. ¡Y mucho menos siendo una la protagonista! El papel del buen amante exige entregarse a la situación, alejar los problemas de la mente, y no actuar en función de lo que la otra persona podría pensar de uno.
Siguiendo estos consejos puedes llegar a tener una velada placentera e inolvidable con esa persona que tanto te agrada, sin tener el miedo de no hacerla sentir bien en esa gran noche.
 via iellas